Andrés Z Barba Camarena

Ganadero, hacendado, poeta, productor agropecuario y funcionario público del Municipio de Tepatitlán y del Estado de Jalisco. Nació en El Sauz, Capilla de Milpillas, municipio de Tepatitlán de Morelos, Jalisco; el 22 de mayo de 1889. Hijo de Porfirio Barba y Barba y de María Germana Camarena González.

Realizó sus estudios primarios en Tepatitlán al cuidado de sus abuelos paternos, porque sus padres se trasladaron a vivir a Unión de Tula.

A la muerte de su padre en 1905, Andrés con 16 años de edad se responsabilizó de la manutención de su madre y hermanas. Trabajaba como empleado en el Centro Mercantil de Don Pablo Gutiérrez en Tepatitlán y en 1912 se casó con Juanita Barba Jiménez. De esa unión nacieron once hijos. 

En 1912 acepta el cargo de regidor y en 1913 de Jefe Político del Municipio de Tepatitlán de Morelos, con la condición de no recibir salario a cambio de sus servicios. Fue Presidente Municipal de Tepatitlán de Morelos del 26 de abril al 30 de septiembre de 1914. Siempre se destacó por su responsabilidad y capacidad en el trabajo.

En 1918, don Andrés se traslada con su familia a Guadalajara, donde inició su trabajo como hacendado luego de adquirir varias propiedades rurales.

En 1921 don Andrés se incorpora a los Charros de Jalisco, recientemente conformado, fungió como presidente en 1925, y en otros periodos posteriores. Fue el inicio de la leyenda del famoso equipo de “Los Bigotones de Jalisco”.

Don Andrés Z. Barba en su recia personalidad y sensible visión encontró remansos para la creación literaria con bellos y elocuentes poemas como el “Soliloquio del toro y viejo” y frases que se hicieron célebres “Patria, mujer y caballo, y “en cada charro, un hermano”.

Después de una vida plena llena de grandes logros, murió en Guadalajara el 15 de julio de 1968 dejando un inmenso legado en la charrería mexicana.

Don Andrés Z. Barba fue pieza fundamental al convertir la práctica tradicional de la cría y el pastoreo del ganado a caballo, en un elemento importante de la identidad de México: el charro.