Tepatitlán de Morelos, Jalisco; a 8 de mayo de 2019.

Llegó puntual a la cita con la historia. Elegantemente vestida para la ocasión, doña Clementina González López bajó de un auto y caminó unos pasos por la avenida que lleva el nombre de su hermano el torero, el “Carnicerito de México”; venía tomada del brazo de su sobrina nieta y saludaba a mano alzada a los presentes, los invitados abrían espacio para no obstaculizar el andar de la mujer de 96 años, quien no dejaba de saludar y sonreír. Estaba emocionada, ansiaba pisar tierras alteñas luego de radicar por muchos años en Guatemala, donde formó una familia.

Originaria de Guadalajara, doña Clementina es una mujer agradecida y la gente de Tepa le mostró su afecto, le gritaban ¡Bienvenida doña «Clemen» a la tierra de tus padres y de tu hermano! Otros más osados le llegaron a vitorear el clásico ¡Ole! Como si el lento caminar de la dama asemejase un paseíllo por las grandes plazas que pisó su hermano José Loreto. Por un momento los aplausos evocaban los pañuelos blancos en algún coso pidiendo al juez el máximo trofeo para el matador que se jugó la vida frente al astado. Las muestras de afecto eran parte de la bienvenida para la la mujer y sus familiares, que también hicieron el viaje desde Centroamérica.

La imaginación hizo conjugar las andanzas taurinas de “Carnicerito” con la visita de doña Clementina a #LaPerlaDeLosAltos, era la invitada de honor y cuya visita, a invitación expresa de la Comisión edilicia de Migrantes y Ciudades Hermanas del H. Ayuntamiento de Tepatitlán, tenía una encomienda muy especial, la re-inauguración del conjunto escultórico que inmortaliza uno de los lances más peligrosos que un torero puede ejecutar y que fueron la estampa valiente del matador tepatitlense que logró pisar diversas plazas en México, España y Portugal.

De nueva cuenta el destino quiso que fuera una mujer quien devele la escultura dedicada a “Carnicerito”; la primera fue Conchita Cintrón, “la diosa rubia del toreo”, en aquel distante 20 de septiembre del año 2007, invitada de honor en la colocación del monumento en la ya desaparecida glorieta, a unos metros de donde fue reinstalada. Hoy, doña Clementina hace los honores a la efigie de uno de los hijos ilustres de Tepatitlán.

La ceremonia contó con la presencia de la Lic. María Elena de Anda Gutiérrez, Presidente Municipal de Tepatitlán; de la Lic. Bertha Elena Espinoza Martínez, regidora presidente de la Comisión de Migrantes y Ciudades Hermanas; además de regidores, servidores públicos, empresarios y ciudadanos amantes de la fiesta brava.

Luego de la re inauguración, Mario Morgado, escultor del monumento, regaló a doña Clementina una réplica en minuatura de la figura que adorna la Av. Carnicerito, un regalo que ahora será parte del recuerdo y tesoro familiar de la comitiva guatemalteca.

Posteriormente y ya en el Museo Municipal, nuestra distinguida visitante le hizo un regalo a la Perla de Los Altos, se trata de una pintura que plasma a “Carnicerito” en el acto taurino más valeroso del matador; esta obra pictórica será desde hoy parte del acervo histórico bajo el resguardo del recinto que cuida la historia de nuestra comunidad. El protocolo incluyó previamente la declamación de poesía, el pensamiento de uno de los representantes de la Comisión Taurina de Tepatitlán, así como de las autoridades municipales con el agradecimiento a los familiares del torero y su valioso regalo.

#LaPerlaDeLosAltos

Comentarios

Tus comentarios son muy importantes