Tepatitlán de Morelos, Jalisco; 26 de enero de 2017.

Con la presencia del Dr. Hugo Bravo Hernández, Presidente Municipal de Tepatitlán de Morelos; del Mtro. Salvador Peña, Síndico Municipal; de la Lic. Lucía Lorena López Villalobos, Secretario General del Ayuntamiento y de los directores, jefes y coordinadores de la administración municipal, es que se desarrollaron los honores a la bandera en la Plaza Morelos para conmemorar el natalicio de Justo Sierra Méndez, escritor, historiador, periodista, poeta y político mexicano.

Fueron los elementos de la Dirección de Seguridad Pública y Tránsito Muncipal los responsables de desplegar el lábaro patrio para ser izado a toda asta en la plaza cívica y posteriormente entonar el Himno Nacional Mexicano y el Juramento a la Bandera, como lo marca la Ley en la materia.

El L.C.P. Fernando Ibarra Reyes, Encargado de la Hacienda Municipal, fue el responsable de dar lectura de la semblanza sobre el natalicio de Justo Sierra Méndez y posteriormente, el Dr. Hugo Bravo tomó la palabra para recordar que celebramos el 169 aniversario del natalicio de Justo Sierra, un personaje querido y respetado, no solo en México sino en toda latinoamérica.

Sin duda alguna, hablar del Maestro es hablar de compromiso, de lucha y de entrega por la educación en nuestro país, pues implementó nuevos conceptos educativos, benefició y unificó a sectores de la población que se encontraban relegados. Fue incansable su entrega y defensa de la educación en México.

Semblanza de Justo Sierra Méndez:

Nació en el puerto de Campeche, estado de Campeche, el 26 de enero de 1848. Fue un escritor, historiador, periodista, poeta y político mexicano, discípulo de Ignacio Manuel Altamirano. Hijo del abogado yucateco don Justo Sierra O’Reilly.

Se recibió de abogado en 1871, Fue varias veces diputado al Congreso de la Unión, y magistrado de la Suprema Corte de Justicia. Se da a conocer en 1868 con «Playera» y las «Conversaciones del domingo» que aparecen en El Monitor Republicano ( periódico de ideología liberal). Ocupó durante algunos años la cátedra de Historia en la Escuela Nacional Preparatoria, para la que escribió un libro de texto bien conocido. Fue uno d los directores de la Revista Nacional de letras y Ciencias.

A él se debió el establecimiento del primer sistema de educación pública en México, y la reorganización de la Universidad Nacional (1910). Dirigió la publicación de
México, su evolución social (1900 -1902) y de la Antología del Centenario (1910). Presidió la Academia Mexicana correspondiente de la Española desde 1919. Murió en
Madrid el 13 de septiembre de 1912. Su cadáver fue traído a México y sepultado con grandes honores públicos.

En el primer centenario de su nacimiento la Universidad le declaró Maestro de América y sus restos fueron trasladados a la Rotonda de los Hombres Ilustres. En latinoamérica fue bautizado como el “Maestro de América”.

Amar a Tepa.

 

Comentarios

Tus comentarios son muy importantes